El mundo no existe…

  

Solo Dios existe…

  

El mundo es Dios.                                               

 

                                                                                                                         Ramana Maharshi

 

«VERDAD REVELADA»

 

INVOCACIÓN

 

Si la Realidad no existe ¿puede haber conocimiento alguno de la existencia?. Libre de todos los pensamientos, la Realidad mora en el Corazón, la Fuente de todos los pensamientos. Por tanto ella se llama Corazón. ¿Cómo ha de contemplarla uno entonces?. Estar como Ella está en el Corazón, es Su contemplación.

 

Quienes conocen el intenso miedo a la muerte buscan refugio sólo a los pies del Señor que no tiene muerte ni nacimiento. Muertos para sí mismos y sus propiedades ¿puede ocurrírseles nuevamente el pensamiento de la muerte? Ellos son inmortales.

 

1.      De nuestra percepción del mundo sigue la aceptación del Principio Primero, único, que posee diversos poderes. Las representaciones de nombre y forma, la persona que ve, la pantalla sobre la cual se ve y la luz por la cual él ve: él mismo es todo esto.

 

2.      Todas las religiones postulan los tres fundamentos: el mundo, el alma y Dios, pero es sólo la Realidad única la que se manifiesta como estos tres. Uno puede decir «Los tres son realmente tres» sólo mientras dura el ego. Por tanto, pertenecer al propio Ser, donde el «yo» o ego está muerto, es el Estado perfecto.

 

3. «El mundo es real.» «No, es una mera apariencia ilusoria.» «El mundo es consciente.» «No.» «El mundo es la felicidad.» «No.» «¿De qué vale discutir sobre esto? Aquel Estado es agradable para todos, pues en él al haberse renunciado a la perspectiva objetiva, se conoce el propio Yo y se pierden todas las nociones de unidad o dualidad, de uno mismo y del ego.

 

4. Si uno tiene forma para uno mismo, el mundo y Dios también se presentarán como teniendo formas, pero si uno es amorfo, ¿quién es el que ve estas formas y cómo? ¿Sin el ojo puede verse objeto alguno? El Yo que ve es el Ojo. y ese Ojo es el Ojo de la Infinitud.

 

5. El cuerpo es una forma compuesta por quíntuple envoltura; por tanto, las envolturas en total se hallan implícitas en el término «cuerpo». ¿Existe el mundo aparte del cuerpo? ¿Vio alguien al mundo sin el cuerpo?.

 

6. El mundo no es más que la corporeización de los objetos percibidos por los cinco órganos sensorios. Puesto que a través de estos cinco órganos sensorios una simple mente percibe al mundo, el mundo no es sino la mente. ¿Puede haber mundo aparte de la mente?

 

7. Aunque el mundo y el conocimiento surgen y desaparecen juntos, es sólo mediante el conocimiento que el mundo se torna aparente. Esa Perfección, en la que el mundo y el conocimiento surgen y desaparecen de consuno, y que brilla sin salida ni ocaso, es la única Realidad.

 

8. Cualquiera sea el nombre y la forma bajo los cuales se adore a la Realidad Absoluta, esto es sólo un medio para realizarla sin nombre ni forma. Esa sola es la verdadera realización, por la que uno se conoce a sí mismo en relación con esa Realidad, alcanza la paz y realiza la propia identidad con Esta.

 

 

9. La dualidad de sujeto y objeto, y la trinidad de quien ve, la vista y lo visto, sólo pueden existir si son sustentadas por el Uno. Si uno se vuelve hacia el interior en busca de esa Realidad Única, aquello se desvanece. Quienes ven esto son los que ven la sabiduría. Estos jamás tienen duda.

 

10. El conocimiento ordinario está siempre acompañado por la ignorancia y la ignorancia por el conocimiento; el único Conocimiento verdadero es aquello mediante el cual uno conoce al Yo a través de la indagación en cuanto a quién pertenece el conocimiento y la ignorancia.

 

11.  ¿No es más bien ignorancia conocer todo lo demás sin conocerse a uno mismo, el conocedor? Tan pronto uno conoce al Yo, que es el substratum de conocimiento e ignorancia, el conocimiento y la ignorancia perecen.

 

12. Es sólo Conocimiento verdadero lo que no es conocimiento ni ignorancia. Lo que se conoce no es verdadero Conocimiento. Puesto que el Yo brilla sin nada más que conocer o hacer conocer, Eso sólo es Conocimiento. No se trata de vacío.

 

13. El Yo, que es Conocimiento, es la Realidad única. El conocimiento de la multiplicidad es falso conocimiento. Este falso conocimiento, que es realmente ignorancia, no puede existir aparte del Yo, que es el Conocimiento-Realidad. La variedad de ornamentos dorados es irreal, puesto que ninguno de ellos puede existir sin el oro del que están hechos.

 

14. Si la primera persona, yo, existe, entonces la segunda y tercera persona, tú y él también existen. Indagando dentro de la naturaleza del yo, el yo perece. Con él pereces tú y él. El estado resultante, que brilla como Ser Absoluto, es el propio estado natural, el Yo.

 

15. El pasado y el futuro sólo pueden existir con referencia al presente. Asimismo, en su transcurso aquellos son presente. Tratar de determinar la naturaleza del pasado y del futuro, ignorando el presente, es como tratar de contar sin la unidad.

 

16. ¿Dónde está el tiempo y dónde está el. espacio aparte de nosotros? Si somos cuerpos estamos envueltos en el tiempo y el espacio, pero ¿existimos? Somos uno e idéntico, ahora, después, y por siempre, aquí, allí y por doquier. Por tanto sólo nosotros existimos, el Ser intemporal e inespacial.

 

17. Para aquellos que no realizaron el Yo, al igual que para aquellos que lo realizaron, la palabra «yo» se refiere al cuerpo, mas con esta diferencia: que para aquellos que no lo realizaron, el «yo» se reduce al cuerpo, mientras que para aquellos que realizaron al Yo dentro del cuerpo el «yo» brilla como el Yo ilimitado.

 

18. Para aquellos que no realizaron (al Yo) al igual que para aquellos que lo realizaron, el mundo es real. Mas para aquellos que no lo realizaron, la Verdad se adapta a la medida del mundo, mientras para aquellos que lo realizaron, la Verdad brilla como la Amorfa Perfección, y como el Substratum del mundo. Esta es toda la diferencia existente entre ellos.

 

19. Sólo aquellos que no tienen el conocimiento del Origen del destino y del libre albedrío discutirán sobre cuál de ambos prevalece. Quienes conocen al Yo como el Origen único del destino y del libre albedrío están libres de ambos. ¿Se enzarzarán nuevamente en ellos?.

 

20. Quien ve a Dios sin ver al Yo, sólo ve una imagen mental. Dicen que quien ve al Yo ve a Dios. Quien habiendo perdido por completo el ego ve al Yo, encontró a Dios porque el Yo no existe aparte de Dios.

 

21. ¿Cuál es la Verdad de las escrituras que declaran que si uno ve al Yo ve a Dios? ¿Cómo puede verse el propio Yo? Si puesto que uno es un simple ser, no puede ver al propio Yo, ¿cómo uno puede ver a Dios? Sólo convirtiéndose en presa de Este.

 

22. La Divinidad da luz a la mente y brilla dentro de ésta. Salvo volviendo la mente hacia lo interior y fijándola en la Divinidad, no hay otro modo de conocer a ésta a través de la mente.

 

23. El cuerpo no dice «yo». Nadie discutirá que incluso en sueño profundo el «yo» deja de existir. Una vez que el «yo» emerge, emerge todo lo demás. Con mente aguda indaga dónde emerge este «yo».

 

24. Este cuerpo inerte no dice «yo». La Realidad-Conciencia no emerge. Entre ambas, y limitado a la medida del cuerpo algo emerge como «yo». Es lo que se conoce como chit-jada-granthi (el nudo entre lo Consciente y lo inerte), y también como esclavitud, alma, cuerpo sutil, ego, samsara, mente, etc.

 

25. Llega a la existencia equipado con una forma y mientras retiene una forma dura. Al tener una forma, se alimenta y crece. Pero si se investiga esto, este Espíritu maligno, que no tiene forma propia, abandona su adhesión a la forma y escapa.

 

26. Si existe el ego, también existe todo lo demás. Si el ego no existe nada más existe. En verdad, el ego es todo. Por tanto, la indagación sobre qué es este ego es el único modo de renunciar a todo.

 

27. El Estado de no-emergencia del «yo» es el estado de ser ESO. Sin indagar el Estado de no-emergencia del «yo» y alcanzarlo, ¿cómo puede cumplirse la propia extinción, de la cual el «yo» no revive? ¿Cómo es posible, sin ese logro, morar en el propio Estado verdadero, donde uno es ESO?.

 

28. Así como un hombre se sumergiría a fin de conseguir algo que cayó al agua, de igual modo uno debe sumergirse en Uno mismo, con una mente agudamente unidireccional, controlando la palabra y la respiración, hallando el sitio donde se origina el «yo».

 

29. La única indagación conducente a la realización del Yo es la búsqueda del Origen del «yo» con la mente volcada hacia el interior y sin proferir la palabra «yo». Puede resultar de ayuda meditar sobre «yo no soy esto; yo soy Aquello», pero esa no puede ser la indagación.

 

30. Si uno pregunta ¿«Quién soy yo?», dentro de la mente, el «yo» individual cae abatido tan pronto uno alcanza al Corazón y de inmediato se manifiesta espontáneamente la Realidad como «yo-yo». Aunque se revele como «yo» no es el ego sino el Ser Perfecto, el Yo Absoluto.

 

31. ¿Qué queda por cumplir para Quien está inmerso en la bienaventuranza del Yo, surgido de la extinción del ego? Aquel no está consciente de nada más que el Yo. ¿Quién puede captar su Estado?

 

32. Aunque las escrituras proclamen «Tú eres Eso», es sólo un signo de debilidad de la mente meditar en «Yo soy Eso, no soy esto», porque tú eres eternamente Eso. Lo que ha de hacerse es investigar qué se es realmente y seguir siendo Eso.

 

33.  Es ridículo decir «no realicé el Yo» o «realicé el Yo»; ¿hay dos yo pues uno es el objeto de la realización del otro? Dentro de la experiencia de todos existe la verdad de que sólo hay un Yo.

 

34. Es debido a la ilusión nacida de la ignorancia que los hombres no llegan a reconocer a Eso que es siempre y para todos la Realidad inherente que mora en su centro natural del Corazón, y a morar en él, y también a eso se debe que discutan sobre si existe o no existe, si tiene forma o no, si es no-dual o dual.

 

35. El único Logro es buscar y morar en la Realidad que siempre se alcanza. Todos los demás logros (siddhis) se parecen a los adquiridos en los sueños. ¿Pueden parecer reales a quien despertó del sueño? ¿Los establecidos en la Realidad y libres de maya pueden ser engañados por ellos?

 

36. Sólo si se produce el pensamiento «yo soy el cuerpo», la meditación «yo no soy esto, yo soy Eso» ayudará a morar como Eso. ¿Por qué hemos de pensar por siempre «yo soy Eso»? ¿Es necesario que un hombre siga pensando «yo soy un hombre»? ¿No somos siempre Eso?

 

37. Es también falsa la afirmación: «Dualismo durante la práctica» «no-dualismo durante el Logro». Cuando uno busca con ansiedad al igual que cuando halló al propio Yo, ¿quién más puede ser uno sino el décimo hombre?'

 

38. Puesto que el hombre es el hacedor, también cosecha el fruto de sus actos, mas tan pronto realiza al Yo mediante la indagación sobre quién es el hacedor, su sensación de ser el hacedor desaparece y concluye el triple karma. Este es el estado de Liberación eterna,

 

39. Sólo en la medida en que uno se considera atado, continúan los pensamientos de esclavitud y Liberación. Cuando uno averigua quién está atado, se realiza el Yo, se lo logra eternamente y se es libre eternamente. Cuando el pensamiento de esclavitud llega a su fin ¿puede sobrevivir el pensamiento de Liberación?.

 

40. Si se dice que la Liberación es de tres clases, con forma o sin forma, o con y sin forma, entonces déjame decirte que la extinción de las tres formas de Liberación es la única Liberación verdadera.

 

Esto se refiere a un cuento tradicional sobre un grupo de diez tontos que viajaban juntos. Debieron cruzar un río y al alcanzar la orilla opuesta quisieron controlar si todos habían llegado a salvo. Cada cual contó por turno, limitándose a contar a los otros nueve, no incluyéndose a si mismo. Fue así que pensaron que el décimo se había ahogado, por lo que empezaron a compungirse. Acertó a pasar un viajero, quien los interrogó sobre lo acontecido. De inmediato advirtió la causa del error y, para convencerlos hizo que pasaran ante el uno por uno, propinándole a cada uno un golpe tan pronto pasaba y diciéndoles a todos que contaran los golpes.

SER